EL DRAMA DE LOS NIÑOS “TALIBÉS”

20/02/2020

EL DRAMA DE LOS NIÑOS “TALIBÉS”

#CEFCaanMir #NensDeLaLlauna 2020
#CEFCaanMir #NensDeLaLlauna 2020

Más de 200.000 niños deambulan por las grandes ciudades de Senegal. Son conocidos como los “talibés”.

Sus padres, debido a la extrema pobreza, los entregaron de muy pequeños a un “marabú” para que les enseñase el Corán (la única formación que recibirán) y los mantuviese alojados en la “daara”.

La mayoría no se acuerdan de sus padres y madres. Están desarraigados de sus familias y del entorno donde nacieron.

El “marabú”, este tutor religioso, los utiliza como medio para su propia manutención, la de su familia y todos los gastos con los beneficios obtenidos de la mendicidad que los niños ejercen durante todo el día.

Los niños llevan una lata o un pote donde van recolectando el dinero, por eso se llaman los “niños de la lata”.

Sus jornadas son muy duras, comienzan desde primeras horas de la mañana. Están 9 horas mendigando y otras 9 horas recluidos estudiando el Corán. Después de la jornada han de llevar el “irin”, que es el mínimo que un “talibé” ha de entregar a su “marabú” (unos 50 céntimos de euro) o bien harina, azúcar o arroz.

El maltrato que reciben es habitual si no satisfacen los mínimos que establece el “marabú”. Muchos niños acaban siendo encadenados, atados y obligados a soportar situaciones de estrés extremo. Son niños esclavos que no tienen acceso a ninguno de los 10 derechos fundamentales de la ONU. En caso de no cumplir padecen consecuencias graves; algunos de ellos son asesinados, crímenes que pasan inadvertidos por las autoridades.

Las condiciones de vida son infrahumanas, comen poco y mal, duermen amontonados en cualquier sitio, no tiene hábitos de higiene establecidos ni ninguna posibilidad de acceder a un centro de salud en caso de ponerse enfermos.

Sin familia ni referentes, sin ningún tipo de formación, sin haber disfrutado de la infancia, sin hogar. La mayoría sufren anemia, malnutrición o enfermedades que arrastran durante toda su infancia y les dejan graves secuelas.

Para paliar esta situación nació los “Niños de la Lata”, entidad tarrasense que trabaja en Senegal desde 2013, de la que explicaremos la labor que hacen durante los próximos días y como podemos ayudarles.

Una asociación que necesita el apoyo de todos aquellos que se preocupan por la dignidad humana, y muy especialmente de la infancia.